lunes, 4 de abril de 2011

Pandora contra las "Gasolinerías"

¡¡Hola niños!! ¿Qué tal andáis? Yo estoy aquí en plena convalecencia espaldera con mi mantita eléctrica enchufada, aunque poca cosa hace... no funciona bien.

El caso es que llevo semanas para hacer esta entrada, pero como soy una leeeeenta no hay manera de hacerla. Pero hoy que estoy solita y fastidiada me he dicho "Pandora, este es el mejor momento para no hacer el vago." Allá voy:

Una de las cosas que no te enseñan en la autoescuela es a ponerle gasolina al coche, por lo que haq sido toda una aventura las pocas veces que me ha tocado.

La primera vez fue con el coche de mi Saga, que muy amablemente me dejó conducir. Para que no me hiciera un lío estuvo de profesor especial en esto de la guerra con la manguera de la gasolina y, la verdad, con él me pareció la cosa más fácil del mundo; coger la llave, abrir el depósito, soltar la gasolina y cerrar... ¡¡Chupado!!

Así, el primer día que me animé a hacer lo propio con mi "Pandereta", mi ex-coche, me las prometía muy felices. Al estar en marcha, a las cinco y media de la mañana, me di cuenta de mi primer error; ¿dónde demonios estaba el depósito? Miré por el retrovisor y,en mi mundo de ensoñación, creí verlo al lado izquierdo. Así, llegué a la gasolinera y aparqué de ese lado para ponerlo.

Y ahí me di cuenta de que había cometido mi segundo error; confundir de manera absurda la apertura de la puerta con el tapón del depósito ¡¡Era muy temprano y estaba enagenada!! Así pues subí al coche, como el que no quiere la cosa me cambié de dispensador de la gasolina e hice como si no pasara nada.

Por fin, puesta del lado que era, me dispuse a abrir el depósito y... ¡¡no fui capaz!! La cosa era sencilla, girar la llave, girar el tapón y ¡¡voilet!! Pero nooooo, no era posible porque mi fuerza hercúlea me impedía abrirlo. Viendo lo torpe de esta servidora y la L de larva de la parte trasera del coche, el gasolinero decidió que ya era hora de ayudar a una torpe. Llegó, abrió el tapón, me hechó la gasolina y me enseñó cómo debía hacerlo. Y así me fui yo, con una vergüenza horrorosa.

A partir de ese día me llevé a Saga siempre que tenía que poner gasolina para que lo hiciera él.

Photobucket

Cuando cambié de coche a mi Patomóbil, ahora también conocido como Patoaparato o Gambamóbil, pensé que sería más sencillo. Al fin y al cabo el depósito no tiene llave y se abre automáticamente desde el propio coche, lo que no esperaba eran más problemas, sobre todo después de asegurarme dónde estaba el maldito depósito;

1. Cuando una misma hecha la gasolina, y la gasolinería no es prepago, que está preparada para parar cuando e llega a una cantidad de dinero concreta, una tiene que estar muy atenta y yo soy un poco pato para parar, así que acabo poniendo más gasolina de la que quiero.

2. No controlo muy bien lo lejos que me quedo de la cabina de pago, lo que significa que el gasolinero se ríe de mí ¡¡hasta me han preguntado si me han afectado los vapores!!

3. Si la salida es estrecha me puedo llevar un bordillazo. Y es que la diferencia de tamaño entre el Pandereta y el Patoaparato es abismal. De hecho calculo que es el doble.

Pues eso, que para mi hechar gasolina es toda una aventura ¡¡horror!!

Y nada, ya que estamos os presento a... ¡¡Mi Gambamóbil!!

Photobucket

6 comentarios:

Isra dijo...

tranquila preciosa, llegará el día e que por fin eches gasofa a la primera y sin incidentes jejejeje

Pandora dijo...

Eres malo... sabes que no es culpa mía, sino un complot "judeomasónico" de esos de los que habla la gente.

Las gasolinerías contra Pandora... ¡¡La batalla de los 1000 días ha estallado!!

Saga dijo...

Jamas crei que despachar gas a un auto fuera tan complicado!!! o sea, Pandora's Show??? jajaja

A mi me paso algo muy raro, quebre la llave del tapon jajaja y para abrirlo fue el Saga's Show jajaja

No puedes movilizar a todo el ejercito para enfrentarse a esos fulanos! Y la Guerra Santa que? Te rindes sin haber comenzado... creo que esta vez, tambien ganaremos nosotros.

Anónimo dijo...

Jejeje bueno... ya irás viendo que en la autoescuela hay muchaaaaaaaaasss cosas que no te explican... y la mayoría de ellas tienen que ver con tornillos o tapones que no hay quien los desafloje o los quite... así que llevate a tu Saga cuando tengas que cambiarle alguna bombilla al coche jejejeje (y no es por meter miedo, pero en mi Clio está la cosa super-complicada! o soy muy inútil... que tambien puede ser!:P)

Y... chavalilla.. así entre tú y yo... es ECHAR gasolina, SIN "H"!!! Ay!!! que me ha hecho daño a la vista!!!! jejejeje
(es lo que tiene corregir tantos textos que una ya... se hipersensibiliza con estas cosas! ;)

Y nada, que te mejores esa espalda, que el solecito y el buen tiempo es mano de santo! o por lo menos ayuda!

Un MUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAKKKKK

Lalaith

Todo pasa por una razon dijo...

Es bueno aprender a manejar. La práctica hace al maestro.


Saludos,


Simple Torsion

MaJo dijo...

Las aventuras y desventuras de Pando-chan respecto de las andanzas con el Gambamóbil xD el título para una serie de relatos de tu autoria :D
Ay niña, que complicado debe ser, tengo una conocida que esta en similares condiciones, y ella también va con un colega a llenar el estanque, me ha contado tantas situaciones que me es imposible no recordarla leyendo tu situación.
Pues sólo te digo, mucho animo y paciencia con esas cosillas, que después serás toda una experta y te reirás de esto ;)