lunes, 8 de noviembre de 2010

Peligro Público III: Primer día de clase práctica.

¡¡Hola criaturillas!!
Como siempre, comienzo diciendo perdón por no estar más por aquí y avisando que puede que esté menos en un tiempo, por lo menos hasta finales de la semana que viene.

Quiero también pedir perdón a aquellos con los que no hablo por messenger, sino por mail, porque aún no he dado señales de vida. Cancersaint, Lari o Saga, con los que sí hablo, ya saben el porqué de mi ausencia, pero los demás no.  Lo siento sobre todo por Majo, y desde aquí le doy completa libertad para que me añada al messenger y así poder comunicarme con ella más libremente si quiere.

El problema por el que no he podido subir más entradas es que este jueves operan otra vez a mi madre. En realidad llevamos todos estos meses un poco malos, porque se le infectó la herida y al final, por mucho que se ha intentado, no hay más remedio que abrir para limpiar y dejarlo todo como los chorros del oro. A ver si meten bien el nanax y nos queda todo niquelao.

Pero la entrada no va de esto, sino que hoy os pienso seguir asustando con mis dotes conductoras.

Ya no soy "virgen" en esto del coche... Hoy ha sido mi primer día y debo decir que me ha tocado la lotería. En vez de comenzar a lo fácil, me ha tocado comenzar con una tormenta del carajo cruzando la península, lo que significa alerta por lluvia y viento. Por supuesto, iba un poco "acojonada" así que me he agarrado al volante en busca de mi salvación... ¡¡craso error!! Así no hay quien gire y casi me como un bordillo, sin contar con que le he cogido el gusto de conducir por la izquierda. Menos mal que luego, tas decidir que los dos carriles son míos y voy por medio,  ya he cambiado al carril correcto.


Después, cuando mi profe ya ha comprobado que me habia acostumbrado a eso de carril derecho e izquierdo, me ha sacado a la circulación de verdad, por medio de una de las calles más jodías, haciendo rotondas como una perraca. Eso sí, yo sin mirar, que frenen los que vienen que yo no sé.

Photobucket

Y lo de que no sé frenar lo digo en serio. Me cuesta montones saber cuando tengo que pisar el embrague a la vez y cuando no, o directamente no freno o me quedo clavada en el sitio (lo que me ha costado que se me calara el coche), sin contar con que en una ocación he confundido freno con acelerador... y sí, tenía que frenar.

Y bueno, una vez he salidi en tercera, pero la culpa no ha sido mía. El profe quería que cambiara sólo con dos dedos y me ha cogido la mano para cambiar de marcha y se ha confundío ¡¡jejeje!!

Pero también hago cosas bien.

Al parecer soy una máquina cambiando de marcha y no me rasca la caja de cambios para nada. De hecho me ha preguntado si me habían enseñado ya a eso. Lo malo es que estoy obsesionada con cambiar de marchas hasta cuando no debo ¡¡jajaja!!

También hago bien lo de dar al intermitente y no confundo derecha con izquierda, cosa rara en mí que soy ambidiestra y no tengo nada claro el asunto.

Además, al final me he acostumbrado a eso de mirar al fondo, carrril derecho, giros, rotondas (esas menos)...

Para mañana tengo como misión no agarrarme al volante como si me fuera la vida en ello, ir con más tranquilidad y no con un ataque de pánico y lo de no confundir los pedales ¿Lo conseguiré?

Mordiscos.

P.D. para La Mamma: mi profe aún no me grita.

5 comentarios:

Itachi dijo...

Bueno....ya verás como poco a poco te acostumbras. Lo malo es que como te habitúes a ciertas manias luego son difíciles de quitar, como me pasaba a mi con dejar la mano sobre la palanca de cambio.
Me ha hecho gracia eso de agarrarte al volante...je,je...porque me recuerdas a cuando yo di las primeras prácticas....parecía ue no quería que me quitaran el coche....je,je

Bueno....un saludo y espero que pronto te vayas habituando...

chao

Pandora dijo...

¿Por qué dejabas ahí la mano? En mi caso, mi problema es que no suelto el volante ni para atrás. Es como mi salvavidas o algo así, aunque hoy espero tener mayor presencia de mente e ir en plan ¡¡Ommmmm!! Aunque con el viento que hace, me va a costar dios y ayuda no esposarme al volante por si las moscas.

Me siento mucho mejor al saber que no soy la única que tiene problemas en sus primeros días.

Saga dijo...

¡¡¡jajaja!!! El apocalipsis se aproxima y es inevitable ¿ahora quien es el loco? jaja... la biblia dice que habra destruccion, muertes y calamidades cuando el enviado del mal comience a conducir!

Y hablando de manias, yo tambien pongo una mano en la palanca de velocidades incluso donde se agarra ya tiene "juego" lo siento como desestresante. Tambien se me da mucho recargarme en la ventana apoyado en una mano y con la otra dirigir la nave...

Me da gusto que ya te hayas decidido a usar tu carrito, te mando un beso nena

MaJo dijo...

Que terrible sensación! no me gustaría nada (todavía) enfrentarme a dichas emociones. Espero que te vaya bien en las clases que se avecinan, relajada y en paz contigo misma niña ;)
Por cierto, gracias por lo del msn, pero lo uso tarde, mal y nunca. Aún a si se aprecia la preocupación Pando-chan!
Espero que vaya bien la operación de tu mamá.

Cariños! ^^

Itachi dijo...

Pues yo no sabía el porqué....pero cuando me daba cuenta inconscientemente ya tenía la mano en la palanca de cambio......y me costó mucho concentrarme para que cuando estuviera en el examen no la fuera a mover allí por instinto...si no ya estaría suspendido...je,je....pero tuve suerte y todo pasó bien....
Por eso un consejo que te puedo dar es que cuando empieces estés tranquila.....y no te agobies....

Un saludo