domingo, 27 de diciembre de 2009

El Cascanueces

¡¡Hola Criaturillas!!

Antes de nada decir que si no he pasado por vuestro blog es porque no he estado en casa casi nada estos últimos días entre unas cosas y otras y, cuando he estado, tampoco he tenido tiempo de leer nada. Ya sabéis cómo son estas fechas entre comidas familiares, entre amigos y demás.

La entrada de hoy es muuuuy especial, puesto que considero a lo que me voy a referir en ella una parte del regalo de mi Saga. Y es que ha sido un regalo en realidad, más que nada porque a él este tipo de eventos no le hacen mucho tilín ¡¡Gracias por llevarme!!

Para los que no lo sepan, yo de pequeña hacía Ballet. De hecho estuve 7 años hasta que a mi madre la dio por decir que tener un refuerzo de inglés era más importante que mis gustos y me apuntó a clases desapuntándome de ballet. Fue muy duro, pero bueno (más que nada porque tampoco es que necesitara las clases de inglés).

El caso es que me quedé con el gusanillo ahí y mi chico lo sabía. De hecho, ya habíamos intentado ir alguna vez que un ballet había ido a Madrid, pero sin nigún tipo de suerte; o no había entradas o llegabamos tarde y ya no había más días de función o, simplemente, no nos cuadraban los horarios. El otro día, si no recuerdo mal el domingo, me preguntó: "¿Tenemos algo que hacer el día 27?" Yo por supuesto le dije que en principio no, así que el me contestó: "Pues ahora sí. Nos vamos a ir a ver el Cascanueces".

Photobucket

Para mi sorpresa (lo había visto anunciado, pero después de tanta mala experiencia no le hice mucho caso) el "Ballet Clásico de Moscú" está en Madrid representando "El Cascanueces" y, en enero, también va a representar "La Cenicienta" ¡¡Ya sabéis dónde he estado esta tarde!!

Me lo he pasado como una enana, he disfrutado de la música, del vestuario y, en general, de todo. La obra ha durado dos horas con un breve intermedio en la que no me he aburrido para nada, aunque ya os digo que me ha gustado más la segunda parte que la primera por la simple razón de que al principio sale gran cantidad de personajes al escenario y todos ellos hacen algo, por lo que hay que tener 20 ojos para verlo todo como a mi me gustaría. La segunda ya se inicia con duetos, tercetos o pequeños grupos, así que es más calmada en ese sentido ¡¡Se ve que me estresa querer disfrutar de todo a la vez!! Pero es lo que ocurre con las buenas compañías y ballets, ningún personaje está ocioso si está en el escenario.

Y la verdad es que todo el mundo ha salido con la misma impresión que yo y han aplaudido a rabiar. De hecho, han aplaudido hasta cuando no tocaba ¡¡Jajaja!! Desde luego era un público entregado.

El teatro era muy bonito, bastante antiguo con frescos en el techo y escayola, grandes lámparas de araña con sus cristalitos, patio y entre-suelo (yo siempre lo he llamado gallinero, pero bueno). Nuestras localidades estaban un poco lejos, pero como tampoco es excesivamente grande se veía bien, salvo las excepciones contadas en que las de delante tocaban las narices porque querían grabar lo que veían. Vamos, que no he tenido que llevarme los típicos prismáticos que se llevan los pijos con palco en las películas cuando van a la ópera.

Si tengo que poner un fallo a algo, ha sido que he tenido que hacer cola para todo. Para entrar en el teatro, para ir al baño... Pero son chorradas en comparación con lo bien que me lo he pasado.

Y nada, si os gusta el ballet os recomiendo que vayáis al Teatro Compac Gran Vía a ver el "Ballet Clásico de Moscú" sin ninguna duda.

Muchos Mordiscos.

3 comentarios:

Isra dijo...

ha sido un placer preciosa, como diría el anuncio, ver la cara de tu chica disfrutando como una niña no tiene precio... ILU

CancerSaint dijo...

Ahíh pillian que fuiste a ver mayas prietas... uff.

Jaja, es broma, que heavy tu viendo balet, eso tiene que ser cañero.

¡¡Besos y feliz 2010!!

MaJo dijo...

Que bonito regalo! salir con el novio a ver algo que te gusta mucho, no tiene precio, no lo olvidarás nunca ;D
Que lindo ^^
Por cierto, feliz navidad atrasadisima!