martes, 29 de septiembre de 2009

Dragonball Evolution

Sé que juré y perjuré que no la vería, e iba a mantener mi promesa sin lugar a dudas movida por las maravillosas críticas de la película, pero a caballo regalado no se le mira el diente.

Sabiendo que me gusta el anime y el manga, mi tío me regaló Dragonball y Watchmen y, después de rechazar con gracia la última, no iba a hacer lo mismo con la primera. Puesto que a Saga le había entretenido la película, me dije "no puede ser tan mala".

Debí recordar que a Saga también le entretiene Underworld 2 con lo malísima que es y seguir mis instintos, pero fianamente hicimos un visionado on-line conjunto de Dragonball. Menos mal que Watchmen sigue sin gustarle tras el segundo visionado o tendría que plantearme su gusto cinéfilo...

El caso es que ni corta ni perezosa, además de añadir comentarios por messenger, cogí libreta y papel para apuntarme toooodo lo raro que veía y poder compartirlo con vosotros. Así que, sin más, bienvenidos a mi crítica de Dragonball Evolution.

Decir en primer lugar que me aburrí mucho mucho. Como ya os he dicho, a Saga le parece entretenida si olvidas que se trata de Dragonball y consideras como coincidencia los nombres de los personajes. Yo no le enconté sex-appeal ni con esas.

No os la recomiendo, claro.

Photobucket

Si queréis leer la crítica, pichad en "spoiler". Contiene información sobre la trama, así que avisados estáis.

SPOILER

Según empieza la película te dan la primera en la frente. El narrador decide explicarnos una bonita leyenda inventada para la ocasión, que vuelven a repetir por si se te ha olvidado con posterioridad, sobre Piccolo y su intento de destruir el mundo 2000 años atrás. Te explican con claridad que Goku, también conocido como Ozaru, es el sirviente de Piccolo y que le ayudaba en su cometido hasta que unos sabios le metieron en una urna chunga chunga gracias a una técnica llamada (o eso entendieron mis oídos) "Ma fumá". Y yo digo, los que estaban fumados son los guionistas.

Después de aquello se nos presenta a Goku, que en vez de cara de atontolinado la tiene de gilipollas en la escena, entrenando con su querido abuelito Gohan sobre las cuerdas de tender la ropa. Afortunadamente para la ropa limpia, no estaba tendida. Es allí cuando nos enteramos de que el querido Gohan ha hecho prometer a su nietecito que no se peleará con los malotes del instituto tras atizarle con un mini kame-hame-ha.

¿Instituto? Pues claro, Goku va al insti y seguro que saca unas notazas del copón ¡¡Qué pensabais!! ¿Qué era un pobre niño ignorante y sin escolaizar criado sólo por un viejo en una montaña? Pues no. Además, el instituto es pijo pijo, pero de los de "o sea, ¿sabes? Te lo juro", y en él hay una bellísima chica llamada Chichí (poned bien la tilde, no se os escape otra palabra) de la que Goku está enamorado. Pero ella, es la chica del matón, rubio, cachas y pijo del insti.

Después de un choque con el matón, en el que Goku no hace nada porque su abuelito se lo prohibió y una gran cagada en clase mientras se imagina a Chichí en un campo de amapolas toda sexy, Goku es capaz por primera vez de sentir su Ki. Todo ello gracias a un enemigo natural de todo estudiante de instituto americano; la malvada taquilla.

La pobre Chichí se pelea y pela con la tarjeta super pija (es mi palabra favorita de hoy) con la que no es capaz de abrir su taquilla, con el consabido problema para la clase de después puesto que tiene que entregar un trabajo... ¡¡Cómo no!! Así que Goku desde una esquina, mal escondido, decide ayudarla con el ki que está sintiendo. La escena acaba con todas las taquillas estallando y él siendo descubierto por la chica. Afortunadamente para él, su Chichí no es la animadora guapa y tonta que aparenta, sino que esconde una afición a la lucha que la hace conocer este tipo de técnicas. Sorprendida, decide invitarle a una fiesta mega-guay que da en su mansión.

Ni corto ni perezoso, aunque es su cumpleaños y su abuelo y él tienen la tradición de celebrarlo juntos a la misma hora, Goku se presenta en la fiesta con su bola de dragón en el bolsillo. Como dice mi Saga; "más tiran dos tetas que dos carretas". Allí tiene otro problema con los matones del colegio, pero finalmente se cansa de ser un panoli y decide que esta vez va a actuar; evade todos los golpes y deja que los "guays" se peguen una paliza los unos a los otros. Mención especial a los efectos especiales estilo "300" que no están nada mal.

Chichí queda totalmente enamorada tras la paliza que los matones se meten a sí mismos y decide pasar tiempo con Goku, que recoger a su ahora ex del suelo no tiene tanto glamour. Pero entonces, Goku nota que algo ha pasado en su casa y va corriendo a ver a su abuelo, dejando a Chichí completamente tirada y sin saber por dónde se ha ido el chico.

Goku tenía razón, algo había ocurrido: Piccolo había matado a su abuelo.

Nuestro querido Namekiano, que en la peli es verde gracias a Zeus (había visto fotos por ahí en las que parecía gris), tras pasar por lo que yo pensé que era una reserva india y que acabó siendo un poblado chino, coreano o de por ahí, y matar a la guardadora de una de las bolas de dragón, tuvo a bien visitrar a Gohan. Como la bola no andaba en ninguna parte y ya que el viejete estaba ahí en frente y le caía mal, aprovechó para mandarle a un lugar mejor.

Nuestro protagonista sólo llega a ver los últimos momentos del abuelito, en los que le manda a ver a un tal Maestro Roshi. Goku entierra al abuelo, plantando un naranjo encima por alguna razón incomprensible para mí, y se pone a recoger la poca ropa que le queda.

En esas que está haciendo la maleta aparece Amy Rossum, que en este caso no nos va a cantar ópera, sino que encarna a Bulma. Lo sé por el nombre con el que se presenta, porque mucho no se parecen. Eso sí, por si al espectador le dan dudas sobre su identidad la ponen dos mechones azules y santas pascuas.

Bulma creía que Goku le había robado su Bola de Dragón, con la que se pensaba hacer aún más rica (otra pobre niña pija), pero aclarado el malentendido y tras su correspondiente soborno, decide ayudar a Goku buscando a Roshi en las páginas amarillas. Pero el maestro sabe esconderse bien o no tiene teléfono, porque no aparece. Por fortuna, Goku siente el espíritu de su abuelo y llega a la casa del Maestro Tortuga... en medio de la ciudad. ¿Y la isla? Pues se la habrán tragado o el mar o los edificios de al rededor.

Vuelven a luchar, sienten su ki y Bulma se lleva una leche de parte de Goku. Eso sí, sin querer.

Muten Roshi, que por cierto es lo mejor de la película, está bien caracterizado por Cho Yun Fat y sigue siendo el mismo pervertido de siempre ¡¡Algo es algo!!

Roshi se los lleva a un lugar apartado del desierto a entrenar y en el que no hace entrenamiento niguno porque está llenísimo de luchadores y el maestro no puede concentrarse. Goku deja de poder en el mismo momento en que encuentra a Chichí que por las noches se dedica a la lucha libre a escondidas de sus amigos cool. Es ahí cuando le da el pésame por su abuelo... y yo digo, si Goku lo enterró él mismo sin decírselo a nadie, ¿cómo sabe Chichí lo ocurrido?

Por lo menos aprovechan para encontrar otra bola de dragón.

Eso sí, antes caen en un agujero cortesía del ladrón Yamcha y de la falta de carnet de conducir de Bulma, que jamás aprobó el examen de la autoescuela. Es cuando nos damos cuenta de que a Roshi le gusta la acampada, contar historias al rederdor de una fogata y cantar con sus amigos, porque en vez de salir como demuestrea que puede hacer, se queda tan a gustito delante del fuego.

Roshi convence a Yamcha para que los ayude por un módico precio y acaban en una gruta llena de lava que sabe Hefesto de dónde ha salido. Allí encuentran a unos bichos muy feos, nacidos de Piccolo tras pincharse droga de la mala el guionista y el propio Piccolo ¿Y para qué sirven? Pues para que Goku se haga un puente a través de la lava y pueda obtener otra bola más. Y yo me pregunto, ¿no se le derritieron a Goku las suelas de las zapatillas con el calor? ¿Las compró en Decathlon?

La mala amiga de Piccolo les ataca, pero no dura ni un asalto ante las "ostias como panes" de Goku. Vamos, una desilusión de pelea.

El caso es que se vuelven a pirar, esta vez a un templo en el que varios "sabios", con Muten Roshi a la cabeza, intentan crear de nuevo una vasija que contenga a Picolo. Casualmente. estes es el lugar en el que se está dando lugar el torneo en el que participa Chichí y la mala amiga de Piccolo. Luchan la una contra la otra, pero la malvadísima se retira tras arañar a Chichí ¡¡Una pelea de gatas sin sex-appeal!!

¿Y para qué hace esa estupidez? Lo más previsible del mundo, para obtener un poco de sangre de Chichí, suplantarla con a sabes qué técnica y engañar a Goku, que anda en el templo está aprendiendo el Kame-Hame-Ha en condiciones. Y sí, no es capaz de reconocer a la verdadera Chichí, por lo que esta también se lleva una toña.

Al parecer el abuelo de Goku le prohibió pelearse con compañeros, pero no pegar a monstruos o chicas. Se le olvidó esto.

La mala, que no es tonta, dispara a Goku que queda al borde de la muerte y se larga con todas las Bolas. Pero no os preocupéis, que no es necesario resucitar a Goku porque un Kame-Hame-Ha de Roshi salva la vida. Supongo que es un efecto secundario del nombre que le dieron en castellano; Onda Vital (es coña).

Y llega la lucha con Piccolo, la transformación de Goku en Ozaru, que debería tener tamaño King Kong pero no llega a chimpancé, y retransformación en sí mismo, la cagada de Bulma y la única actuación decente de Yamcha (que se me ha olvidado comentar que es un chino con el pelo rubio pollo o mantequilla). Roshi muere, Goku derrota a Piccolo y todos viven felices como perdices tras llamar al dragón y revivir a Roshi, y Goku consigue a la chica.

Por cierto, el Dragón es una mezcla entre un dragón oriental y uno occidental no sé porqué, además de ser tamaño de bolsillo, supongo que para más fácil transporte en tamaños reducidos...

Yo pensé; "Bien, ya ha terminado", pero entonces vi el final oculto de la serie en el que una muchacha está curando a Piccolo ¡¡Oh, my God!! Eso sólo puede significar segunda parte si hacen caja y, según parece la hicieron.

¿Destrozarán la Saga de los Saiyans? ¿Cómo explicarán la verdadera naturaleza de Goku si se supone que es sirviente de Piccolo? ¿Se fumaron algo los guionistas? ¿Cómo pudo Toriyama no sólo premitir este bodrio sino también producirlo?


¡¡Por Zeus, me he aburrido incluso resumiendo la película en el blog!!

Muchos mordiscos y no veáis la peli.

7 comentarios:

CancerSaint dijo...

Con esta pelíucula debían de repartir bolsas de mareo como en los barcos y las aviones... jajaja.

Lari ^^ dijo...

Tonta!! Eso te pasa por verla xDDD

Yo todavía no lo he hecho y estoy taaaan feliz ^^

Eso sí, algún día la veré, porque a mi Dragon Ball me da un poco igual y la verdad ya me pica la curiosidad de lo mala que puede llegar a ser xD

Me recuerda a cuando mi novio me dice: "vamos a ver esta peli que está guapa" .... yo la pongo en mi lita de NO VER xDDD
Que mala soy ^^

Besosss ^^

PD: Joer, yo quería ver watchmen :S

Kardis "Hija del Eje del Mal" dijo...

Bueno no me he sorprendido demasiado de lo mala q podría ser aunque... algún día cuando tenga energias suficiente... la veré!! aunque sea para criticarla personalmente (acumulare chakra para ello). A mi no me digustó Underworld 2 estaba pasable aunque la 1 y la 3 estuvieron mucho mejor.


Besitos niña. ^^

Gracias por el apoyo estos días wapa.

Montse Akane dijo...

Muy mala y aburrida. Espero que no hagan continuación.

Cuando fui a verla, fui a la sesión golfa al cine y no había nadie... toda la sala para mi novio y para mi ^_^ Ahí se ve su éxito comercial...jejeje.

MFAL dijo...

Pues yo aún me mantengo invicta!!! :)

Dudo mucho que la vea... porque Piccolo es verdeeee!!!! ;)

saluditos

MaJo dijo...

Tampoco la hemos visto con mi novio, pero él dice que quiere verla... que dice: "igual debe ser entretenida si nos olvidamos de DB"... algo como dice tu chico... pero bueno, yo le digo que no la veré y no quiero verla y no me interesa, jajajaja... que negatividad, pero bueno... quizás, cuando la den por tv, quizás...

Nancy Callahan dijo...

Al final has tenido el valor...

Si es que resulta increíble que una peli pueda llegar a ser tan, mala, mala, mala, MALA, que hace falta verla para poder entenderla...

Como peli malísima, y como adaptación no se merece ni el nombre...