miércoles, 7 de enero de 2009

El frío es... ¿bueno?

Hola pequeñines míos.

Después de mucho tiempo sin hacer acto de presencia, estoy aquí de nuevo. Lo cierto es que he estado de vacaciones absolutamente incomunicada y no lo digo por el frío o la nieve, sino por la falta de mis medios usuales de comunicación ¡Menos mal que me quedaba el móvil!

Y es que esta servidora es un animal más que social. Usualmente prefiero quedar y salir por ahí con mis amigos, cuando no puedo socializo por internet (incluyendo el messenger) y cuando todo ello falla y el teléfono es apenas una opción (¡cambios a Orange, leches!) pues acabo volviéndome loca.

No he salido más que para ir por ahí de pinchitos con la familia, aunque con el frío que hacía tampoco me pedía otra cosa el cuerpo ¿Quién dice que congelarse es bueno? Tal vez Walt Disney, si es que realmente se crionizó, o las gentes que viven en Laponia. A mi me encanta el invierno, no me molesta el frío aunque soy muuuuy friolera, porque con ponerte mil capas estilo lechuga todo está arreglado, pero el borde de la congelación me siente muy mal.

El caso es que para vuestra desgracia he sobrevivido y estoy aquí de nuevo.

Ya habéis visto que soy rápida en eso de quitar la decoración navideña y cambiar las músicas, salvo en los casos de Trinity Blood, Shikon no Tama o Vampire Knigth, que no tengo foto hecha aún, por lo que tendréis que esperar.

¿Habéis hecho propósitos para el nuevo año? La verdad es que yo no, porque sé que no lo voy a cumplir. Yo voy más por impulsos y elijo en el momento. No obstante, espero que poder estar por aquí con vosotros mucho más tiempo, escribir con más periodicidad, tener tiempo para todo... Sé que para ello mis días tendrían que tener por lo menos 30 horas, pero de ilusión también se vive.

Incluso me he propuesto acabar una historia original que tenía con Sybellísima, aunque supongo que sin su colaboración y modificando varias cosillas, aunque tengo otras miles empezadas que en algún momento terminaré. Es que en un rato libre me he puesto a leer mis historias inacabadas, incluyendo la de "El oráculo de Delfos" y me han entrado ganas de rematarlas todas.

Así pues, podríamos decir que mis únicos propósitos fijos de este año son seguiros dando el coñazo aquí en el Castellum y en "Fuente de Musas". Espero que no me odiéis mucho por ello o que, por lo menos, lo disimuléis para que no me entere y saque los colmillos.

Muchos besitos a todos.

4 comentarios:

Sybelle dijo...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh!!
Sacrilegio!! te propones acabar una historia de las dos sin mi???? Cómo es posible!?

Ejem, ejem.. me sereno. Tras el shock me recompongo: me alegro de que al fin hayas regresado y estés operativa para todos los operadores (jejeje) pero, hija mida, es que eso de que me dejes ahí, de lado, como una colilla no se suelta así como así... a ver ¿qué historia? ¿no será la de la Rosa Negra, no? porque eso sí que no lo permitiré.

Por lo demás, encantada de que estés aquí jejeje, pero ya hablaremos tu y yo que la famiglia es la famiglia

Mordiscos!!

Pandora dijo...

Pues precisamente hablaba de esa... pero si lees bien he dicho "supongo", porque tenía que hablar contigo sobre si tenías tiempo o no. Como voy a dejar a mi "sister" favorita fuera de algo...

Así que empieza a pensar si puedes o no, porque tengo muchas ideas y quiero cambiar alguna que otra cosilla de lo que ya tenía escrito ¡¡Sybi, te necesito!!

¡Ains, nena... pero qué creías! Escribir algo mafioso sin ti es como un jardín sin flores. Nunca lo haría.

Kardis "Hija del Eje del Mal" dijo...

No me lo puedo creer hay riña familiar y no se me avisa... jop... que yo quiero meter caña para que os peleis.

Asi no hay manera, ten madres y titas pa esto.

Ma hace tiempo que no pasas por el otro blog y ya no me escribes...snifff... quiero leer más.

Besitos.

Pandora dijo...

A ver... si no haces acto de presencia ¿cómo quieres echar leña al fuego? ¡Hay que estar atenta, mujer!