lunes, 29 de diciembre de 2008

Shiryu de Dragón: Caballero striper y todo un secreto para cualquier oftalmólogo.

Prometí que subiría una entrada de mitología, pero en estas entrañables fechas no tengo ninguna fuerza de voluntad y mi lado friki se desata. Así pues, tendréis que conformaros con esta bonita entrada.

Hoy vamos a escarbar en la vida, obra y milagros del caballero striper del Santuario; todo un "pelo pantene", que diría Sybellísima, con costumbres de lucha algo inadecuadas ¿Para qué tiene la armadura? Pues para quitársela, por supuesto.

Espero que disfrutéis.

(Os recuerdo que, como me ocurre con todos los bronces, este artículo está escrito con mala leche y mucho humor ¡Qué puedo decir! ¡Save the Goldies!)

Photobucket


Nombre: Shiryu.
Edad: 14 años
Altura: 1.72 m. Peso: 53 kg.
Fecha de Nacimiento: 4 de Octubre
Signo: Libra.
Origen: Japón.
Lugar de Entrenamiento: Cascadas de 5 picos, Rozan, China
Técnicas: Rozan Sho Ryū Ha (El Dragón Naciente), Rozan Ryû Hi Shô (Dragón Volador), Rozan Hyaku Ryū Ha (Los 100 Dragones de Rozan), Rozan Kōryūha (Último Dragón)(¡Atención! Técnica suicida, aunque ya le gustaría tener el nivel del tropezón no jutsu o del Palvorón no jutsu), Excalibur.

La vida de los pobre huerfanitos que fueron enviados por Mitsumasha Kido a los lugares de entrenamiento de los Caballeros de Atenea nunca fue fácil, aunque es probable que la de nuestro protagonista de hoy no fuera tan mala. Yo incluso me atrevería a decir que empeoró exponencialmente después de que el jovenzuelo volviera a Japón con su armadura y se cruzara con Seiya.

Conocimos a este callado personaje por primera vez en el llamado Torneo Galáctico, organizado por Saori Kido para dejar muy claro a las mujeres del mundo lo bien que se rodeaba ella de hombres, aunque su gozo quedó en un pozo cuando supo que era la reencarnación de una pura y virgen diosa griega. Son muchos los que opinan que precisamente por esa revelación, para así poder deshacerse algo de la tensión no liberada, se aficionó a ver combates entre hombres guapos y fornidos, por lo que enviaba a sus caballeros contra cualquier dios con escolta de buen ver. Pero, como tenía un buen consejero en marketing, lo encubrió todo como misiones para salvar el mundo.

El pobrecito Shiryu, al que nos presentaron sonriente y como todo un sex-symbol, era uno de esos caballeros que la Diosa mantenía para su entretenimiento. Precisamente para aliviar a su novia del peso innecesario que suponía una diosa cabreada por no ser la única en disfrutar de su cuerpo serrano, la presentó en dicho torneo como su hermana (¡Nah! Lo cierto es que eso fue culpa de los traductores españoles, pero es mas divertida mi explicación).

Así pues, nuestro Caballero del Dragón viajó desde la distante China, junto su muy amiga Sunrei, para darse de golpes en el torneo televisado y ganar una feísima armadura de Sagitario que, gracias a los Olímpicos, mejoró posteriomente su diseño volviéndose más ergonómica. El cómo es todo un misterio, pero no es mi obligación desentrañarlo.

Allí, para su mala suerte, se topó en combate contra el burro alado, Seiya de Pegaso, para suerte de las féminas que, junto con la pelea, pudieron ver todo un número de Striptease entre ambos caballeros, sentando un peligroso precedente. A partir de ese momento, por ruptura o muerte de la armadura, por igualarse a su contrincante o, simplemente, por conveniencia de guión, Shiryu no paró en ningún momento de hacer el número que tanto le había costado a su maestro Dohko enseñarle.

Photobucket

Fue este combate, precisamente, la primera vez que Dragón estuvo al borde de la muerte, pues su corazón se paró tras un golpe de Seiya cargado de cosmos. Por suerte, el caballero de Pegaso no es rencoroso y, aunque las feminas habían votado a su contrincante como más sexy, decidió ayudarlo con un golpe de la misma magnitud que haría que su corazón volviera a latir ¿Que no os lo creéis? Pues es sabido por todos que un golpe de cosmos hace que el corazón vuelva a latir... Preguntadselo si no me creéis a algún médico del 112...

Eso fue suficiente para que se pusiera bien, aunque tuviera que pasar una temporadilla en el hospital, aunque es triste decir que las armaduras de Pegaso y Dragón no tuvieron tanta suerte.

Precisamente porque un caballero sin armadura no es un caballero, Shiryu decidió escalar el Tibet hasta llegar al lugar conocido como "La Tumba de la Armadura" (Original, ¿que no?) en la que una mujer llamada Mu, que para no usar máscara como el resto de amazonas cambió de sexo (Vale, poner voz de mujer a Mu fue una fallo de los dobladores franceses, pero insisto en que yo soy más divertida explicando las cosas a mi manera.), arreglara la armadura.

El viaje no estuvo exento de peligros, os lo aseguro, que el pobre Shiryu estuvo a punto de caer por un pequeño paso de piedra (muy al estilo Indiana Jones y la última cruzada) al luchar con unas armaduras poseídas ¡Que susto se llevó el pobre! Eso sin contar la tortura psicológica que supuso para el pobre averiguar cómo entrar en una pagoda sin puertas. Finalmente se decidió por saltar por una ventana en vez de filosofar sobre los pormenores de la vida como gusta hacer en cualquier momento. Porque a diferencia de otros caballeros, él es un chico cultivado que ha leído a los grandes como Platón, Aristóteles, Kant... Mens sana in corpore sano, chavales.

Mu le informó entonces de que ambas armaduras estaban muertas y que la única solución que tenía era donar casi toda su sangre para repararlas con ésta y con polvo de estrellas (En realidad, Mu pertenece a una organización que trafica con sangre y la vende en el mercado negro). Por supuesto, Shiryu no lo pensó dos veces y se abrió las venas. Al fin y al cabo se lo debía a Seiya... Bueno, eso dijo él, pero yo no entiendo como puede deberle poner su vida en peligro a un tipo que estuvo a punto de matarlo de un golpe.

Así, estuvo inconsciente durante varios días, mientras vaya usted a saber qué hacía Mu, hasta que despertó de su coma y decidió marcharse a ayudar a sus compañeros y repartir piñas con ellos, que en esos momentos luchaban contra los Caballeros Negros comandados el malote del colegio; Ikki de Fénix.

Tras unas cuantas peleas más con personajes de relleno que no dejaron rastro y se perdieron en mi memoria, y tras empezarle a picarle ciertos lugares a Saori, que llevaba ya un tiempo sin ver una buena pelea, nuestro caballero no tuvo más remedio que luchar contra los caballeros de Plata junto con sus compañeros de penurias. Lo más rescatable de todo ello fue la lucha que mantuvo con Argol de Perseo y que dio lugar a otra de las señas distintivas del caballero: su cejera galopante.

Los malos amenazaban la tierra y ahí estaba él, frente a un tipo con un escudo super chulo en el que estaba la cabeza de Medusa y que hacía cosas más chulas todavía: convertir a la gente en piedra. Lo malo de todo ello es que Perseo no estaba de su parte, sino todo lo contrario y él no podía permitirse el lujo convertirse en estatua "Pompeya Style" por el bien de su Sunrei. Tras descubrir que el escudo tenía efecto incluso cerrando los ojos (cosas que tiene el uso del cosmos) no le quedó más remedio que buscar una solución descabellada: Se metió los dedos en los ojos quedando ciego.

Y diréis, que cosa más dolorosa. Además, ¿no es eso un handicap para un caballero? Sí es doloroso, pero consiguió cargarse al pobre Argol. En cuanto al handicap, no fue tal pues pudo volver a Rozan con su viejo maestro para acostumbrarse a luchar con tal desventaja.

Su nueva cegera no le impidió lanzarse contra el Santuario cuando Saori (es que me niego a llamarla Atenea) se lo pidió y dar una buena tunda a los caballeros con los que se topaba.

Allí descubrió no sólo que Mu era hombre, sino que también era Caballero de Oro (concretamente el de Aries) y estaba más o menos de su parte. No sólo nos les dio para el pelo cuando cruzaron su casa, sino que además les arregló sus armaduras por un módico precio (el muy pillo no conoce la palabra garantía).

Después de aprender a volar en Tauro, como el resto de bronceados, ayudó a Seiya a atravesar la casa de Géminis, pues al estar ciego sus sentido de la vista no fue engañado y supo desde un principio que el caballero que veía era sólo una ilusión (Saga es la caña, sabe hacer Gengutsu y todo.)

Pero tuvo que hacer una parada en la casa de Cáncer, pues tenía cosillas que hablar con el caballero Deathmask. Al parecer, ciertas deudas de juego de Dokho habían hecho que Saga enviara a Cáncer a darle un aviso "Mafioso Style" al vejete para poder cobrar y Shiryu consideró que las amenazas contra la vida de su mentor, hermano perdido de Yoda, no podían quedar sin ser vengadas.

Tras un nuevo striptease, al parecer el pobre no ha comprendido aún que la armadura le protege de los golpes en una pelea y no es sólo para quedar bien con las chicas, unos rezos de Sunrei y un par de viajes al Yomotsu, Shiryu prosigió alegre su camino dejando tras de si un caballero dorado menos y una armadura vacante más. Por cierto, durante la pelea recuperó milagrosamente la vista, por lo que los responsables del Santuario están pensando hacer caja con romerías y ese tipo de cosas.

No volverá a pelear hasta la casa de Capricornio, en la que nuestro paisano Shura vivía feliz haciendo paellitas, cocidos y otras delicatessen hasta que llegó él. Por supuesto, se armó la bronca entre ambos y hubo pelea, que acabó con un Shura catapultado a la estratosfera y más allá sin transbordador espacial ni nada.

Al parecer, durante esos momentos bellos en los que Shura vio las estrellas en todo su explendor, comprendió que la verdadera Atenea era Saori (yo también hubiera dudado, la verdad), que el era un traidor con todas las letras y que había asesinado a su mejor amigo. Agradecido porque le abrieran los ojos, decidió salvar a Shiryu, que había decidido viajar con él, cediéndole momentáneamente su armadura (¿no os lo había dicho? sí, también hubo striptease) y su técnica más mortífera: Excalibur.

El pobre Dragón quedó muy malherido, aunque no por mucho tiempo ya que Saori, agradecida por TODOS los servicios prestados, decidió no prescindir de él y lo salvó junto al resto de bronces. Sé que ya os he dicho esto un millón de veces, pero lo volveré a repetir... ¡¡La muy perra dejó muertos a mis doraditos!! ¡¡Rencorosa!!

Tras despertar a la vida subió hasta el Palacio del Patriarca donde fue testigo del asesinato de Saga de Géminis, que fue encubierto bajo la premisa del suicidio. Todos sabemos la verdad y esperamos que las autoridades hagan lo que tienen que hacer. Yo me pido ser juez y meterla a la cárcel, ¿vale?

Photobucket

Después de todos estos avatares comenzó la saga de Asgard, desconocida para el manga y bastante olvidada por esta servidora que os escribe, probablemente porque no es una de mis favoritas. En ella, fue el encargado de averiguar de boca de su maestro que los quehaceres de Hilda de Polaris, que amenazaba la paz mundial, eran debidos a la posesión de esta por el Anillo de los Nibelungos.

Volvió de Rozan con esta nueva información para salvar a Seiya, sepultar a Fenrir de Alioth, apalizar a Alberich de Megrez y volver a salvar a Seiya, autosacrificándose para que el protagonista pudiera ver el punto débil del más fuerte caballero de Asgard; Sigfried. No obstante, no será ninguno de ellos el que lo derrote, sino que él mismo se inmola viajando al infinito y más allá con Sorrento de Sirena, que reaparece más tarde como si la cosa no hubiera ido con él, para saludar a Shura de Capricornio (el pobre se aburría orbitando la tierra sólo acompañado de satélites, basura espacial y los rusos en la MIR).

En la Saga de Poseidón, baja hasta el fondo del mar (previa visita a Sebastián, que aún seguí cantando con la Sirenita) para darse con los Marinas de Poseidón tras nuevos picores de su diosa. Dos cosas sorprendentes de este momento son que el pobre vuelve a quedar ciego (le duró poco el milagro) y que por primera vez le cubre la armadura de Libra, prestada por su maestro tras destrozar la del Dragón y volver a desnudarse en público. Muchos dirían que lo suyo ya roza a la obsesión, aunque las féminas del mundo gritan en su favor para que las dejen disfrutar de esos momentos de despiporre (Yo no soy una de ellas, pero me solidarizo con las que desean ver un torso bien cuidado).

Tras estos avatares marinos, la diosa comprende que todos esos con los que habían luchado no son su verdadero enemigo, sino el muy malvado Hades que quiere dominar el mundo y volverlo un sitio oscuro (Yo también quiero dominar el mundo, como buena supervillana que soy ¿Lanzará contra mi a sus Caballeros? ¡Atenea, atácame con todos tus dorados que ya me apaño yo con ellos en mi Reino Malvado!)

Primero lucha contra los plateados resucitados (incluyendo su buen amigo Argol) que nunca fueron una gran amenaza y a los que vence de un soplido, después se traslada al Santuario haciendo oídos sordos de las súplicas de Sunrei, que no quería quedarse solita (por primera vez nuestro caballero de Libra se había movido de su lugar y ha viajado al Santuario).

En Atenas se reencuentra con su maestro, que le enseña lo que es una Striper de verdad y un tatuaje molón, donde, desafiando a toda lógica (vamos, como en el resto de la historia) consigue desviar, junto al resto de bronces, la técnica más poderosa de los dorados enviando la "Exclamación de Atenea" al espacio exterior.

Sobrevive a Radamanthys en el Castillo de Hades y consigue bajar al Averno donde apaliza a unos cuantos espectros de relleno que pasaban por allí en beneficio de la trama. Su verdadero momento de gloria viene cuando, en el Muro de los Lamentos, consigue acabar con tres expectros de los buenos (no de relleno) a la vez, eso sí tras sudar la gota gorda y ver el suicidio en masa de los Dorados (que escaban así de los designios "divinos" de su caprichosa diosa).

Por último, en "Los Campos Eliseos" viste la armadura de Libra por última vez, aunque por meros segundos ¿Alguno lo dudaba ya? ¿Acaso ha tenido la armadura puesta más de un minuto en una pelea? Tanathos la destruye (si es que pueden ser destruídas, que yo no lo tengo tan claro... Me informaré con el manga), aunque no es este Dios al que se enfrenta, sino su gemelo Hypnos, al que vence junto a Hyoga.

Finalmente, une su cosmos al de su Diosa para acabar con Hades y es uno de los pocos que vuelve sano y salvo al mundo ded los vivos, haciendo feliz a Sunrei.

En cuanto a la Saga del Cielo... No la tengo ni en consideración, así que no preguntéis por ella.

Dragón

Os iba a hacer un bonus track incluyendo a Sunrei en el pack junto a Dragón, pero como me ha quedado extensa, he decidido que la subiré a parte en otro post para deleite de las malas lenguas como Saguita.

Dejo de torturaros por ahora.
Mordisquitos.

5 comentarios:

Isra dijo...

veo un fallo de bulto en la entrada, cuando hablas de su "cejera galopante" interpreto que es un error de redacción, ya que el que tiene problemas de cejas es como sabes bien, el "güaibern". jejejeje. Ademas has omitido todo el rollito "raro-malo" que se trae con el burro con alas. jejeje

Pandora dijo...

Por supuesto, me estaba refiriendo a su ceguera... Además...

¡¡¡OSAS METERTE CON RADAMANTHYS!!!

No sabes en el lío que te has metido, chaval. Ya te he puesto dos velas negras.

En cuanto al rollito raro-malo, es que mi mente inocente nunca llegó tan lejos. Siempre pensé que Shiryu estaba todo el rato con pegaso porque el pobre necesitaba más cariño que otros niños ¿Intentas decir que Dragón pudo sobrepasarse con Pegaso? Si es así, el chisme es muy bueno para dejarlo pasar. Quiero pruebas para subirlas a mi blog.

Kardis "Hija del Eje del Mal" dijo...

Uhmmm... el caballero exhibisionista.

Después de esta tarde no me cae bien que se me a cargado a Ikki (sniff). Era bixesual, ¿no? Porque le daba igual la seta, que la chinita, que la petarda o el burro alado. No desperdiciaba.

Como te has pasado con Mu, pobrecillo, ya te vale. No es gay!!!

Estoy de acuerdo en lo que la muerte de Saga no fue suicidio fue un claro asesinato.

Este caballero tiene que aprender a conservar su armadura, bien se conoce que quedó escaldado poer donar unas gotitas de sangre, ahora no la quiere romper y se la quita.
Para mi que Mu, lo que tenía era tratos con lo vampiros.

Besitos.

Aun tengo trauma con mi signo por culpa de la seta sensei de Shiryu.

Su hobbys: Desvertirse y dejarse ciego.

Pandora dijo...

Sé que tienes complejo de Seta, pero no te preocupes que no pasa nada.

¿Shiyu dándole a la carne y al pescado? Pues no lo se, aunque es lo que implícitamente deja a entender Saga. No obstante, te puedo asegurar que no hace nada con "Seta de Libra" Esta tarde sabrás porqué.

Con Mu aún no he sido tan malvada.

Extraños hobbies los del Dragón, aunque creo que hay Caballeros mucho más inestables psicológicamente... veáse Hyoga de Cisne (el Caballero de Edipo)

Saga dijo...

Que puedo decir, realmente estoy sin palabras...

Te falto decir que no tiene pezones...

Y que su maestro no lo queria mucho porque todas, pero todas las tecninas que le enseño si no lo matan lo dejan al borde de la muerte jaja

Saludos Sensei