lunes, 15 de septiembre de 2008

La Mitología en Roma

Hace un tiempo ya que me di cuenta de que las Catacumbas se me estaban quedando pequeñas y que, intentando ir en orden para no armar mucho jaleo, estaba obviando mucho la cultura y mitología romana en favor de la griega. Se me ve un poco, supongo, el plumero ante la que considero mi favorita y la primera a la que me acerqué en mi tierna infancia. Así pues, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que intento remodelar un poco el blog y añadir alguna sección según nos acercamos a su primer aniversario, he decidido abrir mi Lararium.

En cuanto al nombre, me pareció muy apropiado que una “Lamia” rindiera culto en su castillo a sus “Lares Domestici”, dioses domésticos, en el altar propio en la antigua Roma. Así que no me rompí mucho la cabeza y elegí el nombre de dicho altar.

Debo decir que hoy sólo voy a hacer una pequeña introducción a los mitos romanos y que los primeros artículos que suba serán pequeños apéndices a las Crónicas Olímpicas de las Catacumbas.

¿Qué por qué? Pues porque los romanos tenían una gran habilidad para absorber mitos y cultura de los pueblos con los que tenían algún tipo de relación y sus Dioses más relevantes son asimilados por ellos a los griegos con unas pocas matizaciones. Esto no significa, no obstante, que exista algún tipo de escasez en lo que a Dioses propios se refiere.

Mejor empiezo ya con la explicación y así os enteráis de que va el percal.

Espero que disfrutéis leyendo tanto como yo escribiendo de ello.

__________________________

La ciudad de Roma fue fundada en la zona central de la península itálica en un cruce de caminos de varios pueblos claramente diferenciados. Por un lado, al norte de la península, en la denominada Toscana, se encontraban los etruscos, y por el otro, en la zona sur, los colonizadores griegos que denominaron a sus territorios como “Magna Grecia”.

Esta proximidad con los dos grandes pueblos hizo que, antes incluso de que la ciudad fuera verdaderamente fundada como tal dejando de ser un pequeño pueblo pastor, se fueran asimilando tanto los mitos propios de ambos como su cultura. Sin embargo, probablemente aquel que tuvo más calado para los habitantes de aquel inhóspito lugar fue la mitología griega.

Poco a poco los habitantes del lugar fueron comparando y asimilando los genios de los bosques en los que creían desde tiempos inmemoriables, a aquellos grandes dioses de los que oían hablar, como Zeus, Poseidón o Hades. Debido a ello, los Olímpicos fueron aceptados como dioses propios pero sin perder ciertos rasgos característicos propios añadidos por las gentes del lugar. Eran éstos pequeñas modificaciones en las historias que en un primer momento habían sido contadas por los griegos.

Esta gran habilidad de aceptación de deidades extranjeras no finalizó en tiempos de la fundación de Roma, sino que prosiguió según avanzaba el Imperio y sus conquistas. Así, aceptaban el culto respecto de los dioses de otros pueblos y se construían en la ciudad templos para albergarlos. Por ejemplo, Julio César mandó construir un Templo en el Foro para la Diosa Isis creando polémica, no tanto por estar dedicado a una deidad egipcia como por albergar en su interior una magnífica estatua de Cleopatra haciendo pública y notoria su relación amorosa. También el dios egipcio Serapis tuvo su templo en Roma, construido a la manera egipcia, en el Campo de Marte.

Es por tanto necesario en este punto establecer las relaciones existentes entre los Dioses griegos y sus homólogos en Roma, así como tener en cuenta cuales eran las áreas de poder de cada uno.

  1. Júpiter: Es uno de los Dioses Principales y que junto a Juno y Minerva constituía la llamada Tríada Capitolina. Su homólogo griego es Zeus y, como él, es el Señor de los cielos, portador del trueno y del rayo. Se le considera padre de los Dioses y rey entre ellos.
  2. Juno: Es la fiel esposa del primero, por lo que se la asimila a Hera, y rige el matrimonio. Al igual que en las historias griegas se la considera vengadora incansable de los escarceos amorosos de Júpiter, recayendo su ira tanto en amantes como en los hijos ilegítimos de éste.
  3. Neptuno: Es el hermano de los dos primeros y su dominio se extiende por todos los mares. Al igual que Júpiter es pródigo en relaciones extramatrimoniales. Es, por supuesto, el Poseidón romano.
  4. Plutón: Es la personificación de Hades en la antigua Roma, señor del Mundo de los Muertos y patrón de los ricos.
  5. Vesta: Mientras que Hestia para los griegos pasó casi desapercibida, lo cierto es que tenía una posición extremadamente relevante en Roma. Era el paradigma de las virtudes domésticas y la encargada de mantener tanto el fuego del hogar como el que hacía vivir a toda Roma. Se creó para ella un Templo guardado por las vírgenes Vestales en el que se mantenía siempre encendido el fuego de la ciudad. Si este no ardía bien o se apagaba, se creía que una gran calamidad asolaría Roma.
  6. Ceres: Conocida como Démeter en Grecia, era la Diosa de la fecundidad y de la agricultura. Son varios los mitos a su alrededor, fundamentalmente vinculados a las disposiciones amorosas de sus hermanos Júpiter, Neptuno o Plutón, pero tal vez el más conocido es el que implica el rapto de su hija, Proserpina, por el último de ellos.
  7. Minerva: Como Atenea, era diosa de la Sabiduría, y conformaba junto con su padre, Júpiter, y su madrastra la tríada capitolina. Por ello, una estatua suya se encontraba alojada en una de las naves laterales del Templo de Júpiter.
  8. Febo: Dios protector de todas las artes, denominado también Apolo, y con cierta predisposición al desengaño amoroso cuando este no implicaba a alguna de las musas que los acompañaban.
  9. Diana: Es la hermana gemela de Febo y su homologa es, por lo tanto, Artemisa. Es protectora de la caza y de la castidad, que ella misma había elegido voluntariamente con el beneplácito de su padre.
  10. Mercurio: Es la representación del simpático Hermes. Esta dotado de sandalias aladas y protege el comercio y la mensajería.
  11. Baco: Dios del Vino y la naturaleza que incluye una serie de características particulares que veremos con posterioridad. En Grecia era conocido como Dionisio.
  12. Marte: Es uno de los dioses con más historia propia en Roma, pues es considerado como padre de Rómulo y Remo, fundadores míticos de la ciudad. Al contrario que ocurría con Ares, que a penas tuvo culto en Grecia, este dios era venerado y se crearon varios templos en su honor.
  13. Venus: Es la diosa de la belleza. Su homóloga es Afrodita, aunque la historia de su concepción es bastante distinta a la explicada por el mito griego. En Roma no es considerada hija de Urano, sino de Júpiter.
  14. Vulcano: Señor de la fragua, el fuego y la industria. Es hijo de Juno sin intervención de varón, aunque esto depende de la historia, y actúa como herrero del resto de los Olímpicos. Es análogo a Hefesto.
  15. Saturno: Padre de Juno, Júpiter, Neptuno, Ceres, Plutón y Vesta. Es, por tanto, el Cronos griego. Sus hijos debieron luchar contra él y lo derrocaron en la Guerra denominada Titanomaquia. Respecto a su mito no existe ningún cambio por el creado por los griegos.

También los titanes fueron aceptados en Roma, como Gea y Urano.

Tanto el mito de la creación como la Titanomaquia o la Gigantomaquia no contiene ningún cambio, por lo que si queréis saber sobre ellos os animo a leer el post correspondiente de las Catacumbas.

En cuanto a los dioses propios y ancestrales a los que se veneraba en Roma, son muchos y variados. Los veremos con posterioridad en el Lararium pero ya os avanzo a alguno. Ejemplos de estos son: Jano, Quirino, Pomona, Cosus, Ops, Flora...


Photobucket - Video and Image Hosting


6 comentarios:

Isra dijo...

ya sabes que me gusta este tipo de entradas (por algo gane el concurso de mitologia) , pero tambien prefiero los dioses griegos, pese a ser lo mismo, que le vamos a hacer...

Kardis dijo...

Ejem... ejem... sigo diciendo que hubo un poquitin de tongo en el concurso por Minerva!! ju, ju, ju... -modo tocanarices off-

Hace tiempo desde que no dejo comentario, sorry. Ya sabes que la entradas de mitologias me gustan, y si, se te ve el plumero con la mitologia griega, pero es normal,a mi desde muy pequeña siempre me ha gustado la clásica, tanto griega como la romana aunque en general me gustan todas.

Anda... van a hechar Hercules y Xena la batalla del Olimpo... uhhhmmm... no me gusta como los han dibujado (ya, no viene a cuento pero la estoy viendo por la tele... je, je, je).

Besitos.

Pandora dijo...

Querida Kagura: No, en el concurso no hubo tongo, lo que pasa es que a ti se te olvido contestar a alguna preguntilla haciendo que la final no fuera tan predecible como todos suponíamos. Syb, además, se lo curró y te dejó fuera(estoy segura de que la pregunta de los culos no tuvo nada que ver... Muajaja).

Querido Isra: Ya verás como una vez que conozcas a los romanos también te gustan aunque, reconozcámoslo, no tienen el mismo glamour...

Ninguno se ha dado cuenta de que he nombrado a Serapis, el Gogeto de la mitología Egipcia... ¡¡Ya os vale!!

Isra dijo...

si me he dado cuenta, pero queria dar un poco de normalidad al dios fusionable, bastante tiene con hacer el ridiculo bailecito de...FUUUUUSION!!!!!

Kardis dijo...

Pues yo preferir no verlo que tengo un casi trauma con el Gogeta o Vegetto egipcio... sniffff... ahora recordando lo de la fusion... NOOOOO... este dios me descepciona.

Besitos.

Pandora dijo...

¡¡Muajajaja!! ¡¡Conseguí dejar todo loca a Kardis!! Pero qué feliz soy en mi maldad...