jueves, 28 de agosto de 2008

The Return.

Pues como el propio título indica... ¡¡He vuelto!! Y me he tomado un ratillo para pasearme por aquí y ver que se me había olvidado decir que me marchaba ¡Ejem! Mil disculpas a mis lectores, si es que alguna vez hubo alguno, por tamaño despiste.

El caso es que, ya que ando por aquí para decir ¡Hola holita, vecinitos!!, he decidido probar vuestra paciencia y daros el coñazo con un miniresumen de mis vacaciones ¡Ojo amiguitos! Sí, he dicho mini... Sí, eso significa que os estoy amenazando con nuevas crónicas "día a día" en "La Perla Negra". No se admiten denuncias ni querellas por tales amenazas. Avisados estáis.

Bien, el caso es que mi verano empezó tempranamente a principios de julio, pues a mi preparador le surgió un compromiso ineludible (bendito compromiso el que me alejó de un viaje a las cinco de la tarde en bus a Madrid.) y no pudo darme clase. Así pues aproveché para ponerme al día con todas las cosas que tenía que preparar para el viaje y que de otra forma hubieran quedado relegadas al olvido hasta el día uno de agosto. De esta forma tuve más tiempo para preparar mi maletita, para estudiar e incluso para quedar.

El domingo día dos preparé una minidespedida en el Castellum en la que por primera vez cociné. Esta vez me decidí por una receta japonesa sencilla; Ramen. Para aquello que como yo dudan de mis dotes culinarias debo decir dos cosas; No sabía a quemado (hubiera sido un fracaso rotundo quemar una sopa) y ninguno de los comensales murió. Bueno, Syb es immortal y no cuenta, pero Kakashi-sensei goza de buena salud. Os pondré la receta un día de estos.

De entreplato gozamos de una rica tempura, de segundo un cerdo agridulce cortesía de mi suegra (¡Ella es grande!) y de postre aplazado, pues los invitados nos obsequiaron con una tarta de pecado, tomamos Dango con salsa Mitarashi. De este último debo decir que algo no nos quedó como debía o se obvia alguna cosa en la receta que encontré porque, mientras que la salsa queda de babear y no parar, lo cierto es que las bolas no terminaban de cocerse. Bueno, tendremos que seguir probando.

Al día siguiente, después de una noche de sueño reparador, me tocó madrugar porque... ¡Cogía el maravilloso avión a Venecia! El caso es que los Sres. de Pullmantur Air te hacen estar al menos con 4 horas de antelación en el aeropuerto. Nosotros pensábamos que sería una exageración de la agencia y que allí no estarían ni los que facturan, pero por casualidades de la vida llegamos bastante antes de esas 4 horitas (como que nos dio tiempo a envolver las maletas en fixo y carretear por toda la T1 de Barajas hasta encontrar en el mostrador) y ya había cola. Además, lo que se formó 15 minutos después no era normal.

No obstante, gracias a las tiendas Duty-Free y a Santa Nintendo DS, a Saga y a mi se nos hizo muy corto. Además, nos montamos media hora antes de lo previsto en ese pedazo de avión y nos entretuvimos jugueteando con los sillones de Business Class. Sí amigos, los vampiros viajamos con mucho estilo... En realidad, la agencia nos aseguró que íbamos en turista, pero al parecer gracias a la diosa Fortuna nuestro nombre fue a parar a otro lugar. Eso significó dos azafatas/os para sonreís y atender a 12 personas, revista de cotilleos y comida gratis además de, en la vuelta, una mantita de viaje coquetona que cayó inexplicablemente en la mochila y acabó en mi casa.

Si el avión molaba de el barco ya no os digo nada. Ya sabéis que yo ya había hecho el crucero "Brisas del Mediterráneo" en el "Oceanic", pero es que el "Zenith" es la caña. Un barco enorme, un servicio buenísimo, una habitación acojonante, buena comida por todas partes y unos destinos guays. Quizá lo que menos me gustó fue que nada más llegar, al ser el último avión en llegar, teníamos que elegir excursiones y demás ¡Casi no me dieron tiempo de pensar! Estuvimos dos días en Venecia (en realidad día y medio), en Dubrovnik, en Santorini, en Rodas, en Mikonos y, lo más triste, muy poco en Atenas... ¡¡A Zeus pongo por testigo que volveré muy muy pronto!!

Una vez de vuelta a España (tranquilos, que ya os he dicho que mis peripecias cruceriles aún deben ser contadas) me tocó coger el coche deprisa y corriendo a Ávila por motivos familiares que ya os contaré y empezó la segunda parte del mes; la del aburrimiento más absoluto.
Gracias a todos los Olímpicos, Saga vino a salvarme al menos un fin de semana en el que descubrimos y redescubrimos varias cosas:

1. Han puesto un japones en Ávila que no está mal (aunque no es comparable con mi Musashi querido) y que puede salvarte de una tarde sin ganas de hacer cena, porque te lo llevan a casa. Eso sí, se lo toman con muuucha tranquilidad eso de preparar pedidos.

2. Saguis ha visto todos los monumentos que yo conozco en la city.

3. El cine de Ávila es lo mejor aunque esté viejito y los multicines empiecen a pasarle factura. Nos cobraron a 5.50 sin ser día del espectador, la palomitas normales y de caramelo las cobraron a un euro y la bebida costaba la mitad que en los multicines de Madrid (Si la botella de agua me la cobraron a Euro ¡¡Por Dionisio!!)

4. Tenemos más peligro con las compras que Willy Fog con un bono de trasporte. No contentos con los gastos de la Semana Griega nos tuvimos que topar con una "Feria de las Rebajas" en las que tenían cuenquitos japoneses que han caído a la saca, unos vasitos de chupito (estamos haciendo colección, no preparando el ajuar que diría mi madre), mi maravilloso gladio abrecartas y con los libros de mitología que también venden en el arqueológico... ¿No puedes decidir qué dos quedarte entre tres? ¡Pues los tres y punto! Pero yo no me puedo comparar con mi Caballero de Géminis de Dorada Armadura... Él ya había comenzado su periplo consumista en la FNAC (él dice que hacía tiempo para coger el tren, pero no sé si creerle). Os puedo asegurar que dentro de poco tanto en esta tienda como en "El Corte Inglés" le van a poner una alfombra roja y a tirar pétalos de rosa a su paso. Por favor, que alguien le explique que hay crisis, a mi no se me da mejor la economía que a él y sería una tontería que lo intentara.

Y ahora me tenéis aquí en casita pensando en... ¡¡Las Ferias!!

En este punto sólo puedo parafrasear a mi madre: "Ya que te queda un año para el exámen, al menos descansa un poco más este mes". Si es que cuando quiere, la jodía es muy sabia.

Besos a todos.

5 comentarios:

Isra dijo...

uoh... pues eso, que vaya peazo de vacaciones este año y lo que hay que contar....una semana en tan grandes lugares con la chica mas maravillosa que existe, que mas se puede pedir?, pues poco mas.... jejeje

y no te pases que parece que estoy todo los dias comprando cosas.... y no es asi.... ¿o si? quien sabe... muajajaja (ademas mi 9.50 en financiero me autoriza)

Sybelle dijo...

Y yo pensando que había comentado...¡¡qué cabeza tengo!!
Pues nada, aunque fue relatado en vivo y directo, el recordatorio ha estado más que interesante jejeje. Por cierto..¡¡yo quieroooooooooooo!! (bueno, la semana aburrida en Avila no jejeje)

Pues nada nena, que a vernos en breve.

Un beso,

Pandora dijo...

Si hubiera sido sólo una semana... Pero fueron dos.
¡¡Te echaba de menos Syb!!

Kardis dijo...

QUE ENVIDIA DE VACACIONES!! Uahhhhhh...!!!

Bueno nena, casi 20 días despues, Bienvenida de vuelta por comentario, que en persona fui más rápida.

besitos.

Seis entradas comentadas (ufff!!)

Pandora dijo...

Ains, que se le ha puesto a mi nena los dientes largos. No te preocupes que la próxima vez mamá te mete en la maleta para que no te lo pierdas.