miércoles, 9 de julio de 2008

Las Titánides.

Parece mentira que haya tenido vacaciones y no haya aprovechado para pasarme por aquí... Es que cuando no tengo nada más que hacer me pongo a vaguear y no puedo con mi cuerpo. Pero he decidido sacudirme la tontería y seguir con mis entraditas y esas cosas. Volvemos con fuerzas renovadas para hablar de mitología. Ya os he contado quienes era los titanes, así que lo justo es que conozcáis ahora a sus hermanas. Por supuesto, aunque no se la nombre en este post, pues tiene uno propio junto con Khronos, tenéis que añadir a la lista también a Rheia.
Espero que disfrutéis.

Las Titánides primigenias eran las hijas de Urano y Gea que, junto a sus hermanos, gobernaron el mundo y lucharon para sostener su poder con los Dioses Olímpicos. Junto a ellas, también son denominadas Titánides a todas las descendientes de padre o madre titán, pero de ellas no vamos a hablar por ahora.

Hoy vamos a hablar de: Thea, Tethys, Themis, Mnemosine y Phoebe.

1. En cuanto a Phoebe o Febe, la de la Corona de Oro, está asociada usualmente a la Luna. Fue la esposa del Ceo y se la considera el eje de la tierra, que en aquellos momentos se creía era plana. Junto a su esposo es considerada una de las primeras deidades oraculares, recibiendo de su madre el control del Oráculo de Delfos protegido por la famosa serpiente Pitón. De hecho estaba tan asociada a este y a Gea que se la consideraba su portavoz.

Con su esposo fue madre de Asteria y Leto, siendo, por lo tanto, la abuela de Artemisa y Apolo, que le arrebató el poder sobre el oráculo al acabar con Pitón.

Es también abuela de la famosa Hécate, hija de Asteria.

2. Mnemosine era la Titánide de la memoria. Se unió a Zeus durante nueve noches consecutivas, dando después a luz a las Musas, inspiradoras de poetas.

3. La Titánide Thea o Tea, era la Señora de la Vista y la que dotaba al oro, plata y gemas preciosas de su brillo. También es conocida como Euriphaessa, que significa “de amplio brillo”, precisamente por ello.

Era la esposa de Hiperión y, por tanto, madre de Helios, Selene y Eos. Durante la Titanomaquia, al igual que sus hermanas y Océano, se mantuvo neutral y, al contrario de lo ocurrido por alguna de sus hermanas, no se vio obligada después a someterse a Zeus como su amante, sino que se la permitió marcharse al Palacio de Helios con él. Es que los dioses, como los aqueos en las tragedias y poemas, tomaban a las esposas de los vencidos como amantes.

4. Themis es una de las Titánides con mayor relevancia en el mundo antigua al ser esta la personificación de la Ley en su sentido más amplio. Era, de hecho, la encarnación del orden divino, la ley y la costumbre y cuando se le hacía caso omiso se enviaba a Némesis (de la que ya hemos hablado aquí), para procurar al ofensor su castigo. Se enviaba a ésta pues Temis no era colérica, sino todo lo contrario.

Se considera que se sustituyó su nombre, tras el nacimiento de Zeus, por el de Adrastea. En Roma se la identificó con Iustitia, aunque Temis no tenía mucho que ver con la representación de la dama impasible y ciega acompañada de la balanza.

Los jueces eran sus sirvientes y, por ello, se les denominaba themispoloi. Al considerarse que la justicia debe ser acompañada por la fuerza, Themis era representada sobre un León.

Era una diosa oracular y, de hecho, construyó el Oráculo de Delfos, siendo otra de las divinidades que podían manifestarse en él, hasta que se lo cedió a su hermana Febe.

Amaba a los hombres y, por ello, vivió casi siempre en la Tierra, aunque en la Edad de Hierro salió huyendo hacia el cielo debido a los espantos que provocaban los hombres. Formó así la Constelación de Virgo. No obstante, este mito es también confuso y puede ir asociado con otra de las deidades propias de la justicia; su hija Astrea.

Se unió a Zeus con el que tuvo a Astrea, a las Horas y a las Parcas.

5. Por último, vamos a hablar de Tethys, a la que no debemos confundir con la esposa nereida de Peleo y madre de Aquiles.

Tetis era la diosa del mar, pues estaba casada con su hermano Océano. Fue la niñera de Hera, a la que crío tras serle entregada por su hermana Rhea para salvarla de la ira de su padre.

Aparece en varios mitos unida a la Reina de los Olímpicos, como durante la Ilíada en que la diosa fue a visitarla en los confines del mundo o cuando, al no estar satisfecha con el lugar que ocupaban la Osa Mayor y la Osa Menor, Calisto y Arcas, Hera acudió a ella, que las maldijo impidiéndolas bajar nunca del horizonte, viéndose obligadas a girar alrededor del cielo (por ello son circumpolares.)

3 comentarios:

Sybelle dijo...

Hola holita!!
Esto de blogger no avisa de las actualizaciones, aunque no sé de qué me extraño, si hotmail no permite que nos podamos enviar entre tú y yo mails...
En fin, que gracias por ser la única en comentarme la entradita-narración del día RIR.

Bueno, y después de la parrafada..¡vengo a comentarte! ya sabes que no soy yo mucho de estos culebrones, pero oye, que Anne Rice no inventó nada ¡menudos lios incestuosos se traían entonces jejeje! Sin duda, el que más me ha gustado es el de Themis, como buena jurista que soy..., ella justa y gustadora de los hombres, además, de armas tomar "o me haces caso o te envío a Némesis", sip, me ha gustado!

Un besito!!

Isra dijo...

ya sabes que estas entradillas mitoligicas me molan jejeje, por cierto te tengo que dejar mi flamante enciclioedia de mitologia, vas disfrutar como una enana, es la caña

Kardis dijo...

Digo lo mismo que en el blog de Sybelle, pensaba que deje un comentario, no se si no me borrara los comentarios pero en fin.

Me encantan estas entradas de mitologia, no soy muy de la tatinomaquia aunque también me gusta. Últimamente me va más por lo del episodio G.

Yo creia que estaba perra con lo de subir entraditas a mi blog, pobrecito, lo que sufre conmigo o subo muchas o me tiro la tira sin subirle ninguna.

Besitos guapa.

¿Se guardará el comentario? Lo he copiado por si acaso.