miércoles, 4 de junio de 2008

Kronos y Rheia.

¿No echábais de menos mis entradas de mitología, Criaturillas? Pues no lloréis más, que Pandora ha tenido hoy ganas de hacer una... ¿Será por los nervios de que el exámen sea el 29? ¿Será que estaba aburrida? ¿Qué será será?
¡Qué más da! Lo importante es que tengo cositas nuevas para vosotros y vamos a continuar donde lo dejamos: en los Titanes.
En esta primera entrada os voy a hablar de los dos más relevantes: Kronos y Rhea, para en las siguientes referirnos tanto a sus hermanos y hermanas como a la Titanomaquia; la Guerra entre los seis Olímpicos principales y los mentados titanes.

Espero que disfrutéis.
___________________

Kronos, que se suele asociar al tiempo como regente, era uno de los titanes nacidos de Gaia y Ouranos (Si queréis saber más de ambos haced clic aquí.), considerándosele el más joven de ellos, y en Roma se le conocía como Saturno.

Como otras muchas deidades griegas era bastante prolífico en cuanto a su veneración, aceptándosele como deidad agrícola vinculado a las cosechas y al trigo, además de al tiempo como ya hemos dicho.

Se le representa siempre con una hoz, instrumento con el cual se supone que castró a su padre derrocándole y ocupando su trono.

De su historia familiar, su encierro en el Tártaro y la forma en que venció a su padre ya hemos hablado, así que vamos a pasar directamente a otras leyendas que se narran sobre él.

Al ascender al trono de los cielos, tomo como esposa a Rea, una de las titánides y hermana suya, con la que tuvo seis hijos, los denominados Dioses Olímpicos.

Hago un inciso para hablar de tan desafortunada titánide. Rheia era hija de Ouranos y Gea y se la asociaba al flujo y a la facilidad en el parto. Se la asociaba a Cibeles, de hecho su carro estaba tirado por dos leones, y en Roma era conocida como Magna Mater Deorum Idaea, por ser madre universal de los Dioses.

Su símbolo es la luna, pero también el cisne, por ser un animal tan delicado como ella.

Como iba diciendo, los Olímpicos, todos ellos salvo Zeus, fueron tragados por su padre nada más nacer, pues este estaba obsesionado con que sería expulsado como dueño y Señor de sus dominios por uno de ellos. Sin embargo, su esposa no podía soportar perder a todos sus hijos y cuando conoció que estaba embarazada del último de ellos pidió ayuda a su astuta madre; Gea.

Ésta, no pudiendo soportar los actos de su hijo para con los Hecatónquiros y los Cíclopes, sus hermanos, además de cansada del sufrimiento de su hija, la ayudó. Así Rea dio a luz sola en la isla de Creta a Zeus y, mientras le daba a Cronos una piedra (ónfalos) envuelta en pañales, que se tragó sin rechistar, el pequeño Zeus era llevado al monte Ida, donde fue criado.

Son varias las versiones sobre la infancia del Dios del rayo. Algunos consideran que le crió la cabra Amaltea mientras los Coribantes hacían todo el ruido posible para que su padre no lo descubriera. Otros aseguran que fue la ninfa Adamantea quien lo escondió en la rama de un árbol para que no fuera descubierto por su padre, que era el Señor de la Tierra, el Mar y los Cielos. No son pocos los que dicen que lo crió Gea, o Cinosura o Melisa.

El caso es que, una vez crecido decidió salvar a sus hermanos enfrentándose a su padre. Lo primero era, evidentemente, sacarlos de las entrañas de su padre. Para ello uso un vomitivo proporcionado por su abuela y que lo hizo sufrir grandes dolores hasta que expulsó a todos sus hijos.

También es cierto que en otras versiones es la inteligente Metis, considerada su primera esposa, la que proporcionó a nuestro protagonista de hoy el revulsivo.

Tras liberar a sus hermanos, liberó también a los Hecatónquiros y a los Cíclopes para que lo ayudaran a acabar con su padre y el resto de titanes. Así fue como estos últimos forjaron instrumentos mágicos para los tres hermanos varones; A Hades le correspondió el caso de la invisibilidad, a Poseidón el Tridente que lo caracteriza y a Zeus, por supuesto, su famoso rayo.

El resto de esta historia, la Titanomaquia, os la contaré en post futuros, pero sobra decir que Zeus consiguió lo que se proponía y destronó a su Padre. Éste tuvo suerte y logró huir, pero otros Titanes no tuvieron la misma suerte y acabaron encerrados en el Tártaro, vigilados por los Hecatónquiros.

No obstante, no todos los titanes fueron encerrados. Atlas, Epimeteo, Metis, Menecio y Prometeo se salvaron.

En cuanto a las consortes de Kronos, la más importante fue, como ya hemos dicho, su propia hermana, aunque no fue la única.

Se le une también a Filiria, con la que fue padre del centauro Quirón y fue padre de Pico.

Photobucket - Video and Image Hosting
(Khronos. No he encontrado ninguna de Rhea, así que esta vez sólo cuelgo una. Como siga así con los titanes voy a acabar subiendo las del Episodio G.)

4 comentarios:

Maeglin dijo...

Me gusta mucho la ilustración de Khronos. Mola y su estetica me recuerda la epoca dorado del mejor CAPCOM en recreativas...tu deidad está lista y preparada para saltar al Ring contra RYU o KEN. ;-p

Andrómaca dijo...

¡Viva, viva, la mitología ha vuelto a nuestras vidas! Ya sabes que este temita me gusta mucho, así que yo encantada de que cuelgues este tipo de entradas, y si es a menudo, mejor que mejor. Soy una viciosilla de según qué mitos, qué le voy a hacer. Je, je, je.

Coincido con lo dicho por Maeglin, el dibujillo parece sacado de algún videojuego. ¿Dónde lo encontraste?

Namasté!

Isra dijo...

mola la entrada, que este temita ya sabes que gusta, a ver si la titanomaquia no tarda mucho jejeje.

Kardis dijo...

Este me lo sabía aunque es bueno reflescar los recuerdos. El dibujo es un poco amerimanga me recuerda a alguien esos trazos.

Besitos