miércoles, 14 de mayo de 2008

¡¡Cubierta de Chocolate!!

Pues sí, esta es una de esas entradas que tenía que subir, pero que no había manera de encontrarle sitio, así que aprovecho la cobertura (de chocolate) y lo hago ahora junto con la otra entrada que ya habéis leído.

Como algunos ya saben, mi Gaara-kun me regaló para el día de San Valentín un bonito vale para un tratamiento de chocoterapia en las Termas Hippolytus, pero como siempre ando de un lado para otro estudiando y me pilló en medio el exámen de la oposición, no pude ir hasta la semana pasada. Lo sé, lo sé... poco más y la pobre tarjeta regalo me cría telarañas, pero ya me conocéis.
En fin, dejemos mi mala cabeza y vamos a lo que vamos.

El caso es que llamé para que me dieran cita y allí me presenté yo a la hora indicada dispuesta a que me toquetearan a base de bien y me dieran chocolate.

Nada más entrar te quedas de lo más relajada con la musiquita que tienen colocada y el ambiente, reforzado por lo colores cálidos en tonos pastel. Vamos, que es un sitio superpijo y currado. De hecho, alguno de los detalles de decoración, tan romanos, me dieron ganas de llevármelos a casa.

Y es que es un Spa como Jupiter manda, y no otros cutres que hay por ahí. Lo malo, que tuve que esperar un ratinín para pasar, pero vamos, que lo vuelvo a esperar si hace falta.

Lo bueno que tiene el masaje es que no tienes que llevar nada, ellos te dan una de esas bragas de usar y tirar de telilla y las zapatillas, cosa que no ocurren en el caso de las termas, para las que es necesario el bañador, gorro y demás. No obstante, yo vi que el gorro si no lo llevas te lo dejan y las zapatillas para moverte te las dan, así que un gusto.

Sobra decir que tengo que probar las jodías termas un día de estos... ¡¡Vaya que sí!! Tienen una pinta estupenda y la masajista que me atedió me explicó todo lo que te hacen en los ciruitos, además de asegurarme que no es muy aconsejable para la gente con alergia al perfume y a algunos metales. Si lo sois, preguntad antes de ir.

Cuando llegas te meten a una habitación igual de cuca que el resto, con frescos muy a lo Imperio Romano en las paredes y una camillita super chula. Una sólo tiene que desnudarse y tumbarse para disfrutar.

La masajista entra un ratito después y comienza con el tratamiento. Si sois abiertos o tenéis ganas de palique os lo dan... Conmigo estuvo de cháchara la muchacha todo el rato.

Lo primero es hacer un piling (como se escriba) con arena del Mar Muerto, que tiene un buen aroma a limón. A los que tengáis alergia deciros que no es un olor muy fuerte y, por tanto, no hace estornudar sin parar. Yo lo agradecí.

Después, te dan otro masaje retirando la arenilla y las células muertas de la piel. Te dejan unos minutillos sola, lo que se tarde en calentar el chocolate y volver, así que no mucho.

El CHOCOLATE... ¿qué decir de tal elemento que no sepáis todos ya? Es una maravilla lo bien que huele y lo agustito que te quedas cuando te lo ponen en la piel. Al principio está caliente, a mi no me importa porque soporto bien las altas temperaturas, pero enseguida se pone fresquito. A mi me daban ganas de chuparme a mi misma de lo bien que olía y el aspecto maravilloso que tenía, pero no pudo ser. Cuando acaban de ponerlo, te envuelven en plastiquete y te quedas en plan bombón esperando a que te abran después ¡Jajajaja! Te ponen una toallita encima si eres friolera, como yo, y te bajan la luz para que te quedes 20 minutillos tan agustito con el olorcillo, la musica y el calorcito ¡Vamos, lo justo para una siesta de la burra!

Cuando vuelve la masajista, te explica el funcionamento de la ducha, te da otra braga desechable y unas toallas para que uno pueda retirar el producto tranquilamente. De nuevo no me dejaron chuparme... Después, cuando ya has acabado, te dan el último masaje con crema hidratante de chocolate y, en mi caso, debido a mi adicción al chocolate un rico bombón. (Ya os dije que estuvimos toda la mañana de cháchara, se entero de lo mucho que me mola ese "oro marrón").
La piel queda que da envidia de suave, una verdadera maravilla. Incluso la piel de mis manos, en las que se me forman heridas por el frío, quedó tersa y sin una sola grieta.

Vamos, que te relajas, te vas a casa tan contenta de haber disfrutado de una hora y media sólo para ti y la piel queda niquelada.

Por supuesto voy a repetir en cuanto pueda y, además, os lo recomiendo encarecidamente. Si tenéis ganas de cuidaros un rato es una gran opción.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Jejejejjejeje que bueno eso de que te envolvieron tipo bombón!!!

la verdad es que está genial el sitio y bueno, yo cuando fui el año pasado al circuito que me regalásteis... GENIAL!! te lo dan todo: toalla, albornoz, las zapatillas... sólo hay que llevar el bañador y el gorro, pero vamos, que yo me enteré luego que si no lo hubiera llevado te lo proporcionan allí y, como Pando, sales de un relajado y oliendo la mar de bien... porque en mi circuito tenías al final una ducha de esencias, pero si tienes alergia o algo así te lo cambian, por eso no hay problema. Si tienes a tu disposición siempre a alguien!! jejeje es como si fueras rica por dos horas!! jejejeje

En fin, que me alegro que te gustara lo del chocolate, aunque... yo no sé si me hubiera resistido a pegarme un bocao si hubiera estao en tu lugar jejeje ni siquiera te dejaron relamer el cuenco? :P jejejejej

Un besito!

Lalaith

Pandora dijo...

Nada hija, ni un sólo bocado me dejaron darme... Eso sí, luego me invitaron a un bombón de la Caja Roja.

¡¡¡RICOOOOO!!!

Carlos dijo...

Foundue de Sarita...

¿Estará pronto a la venta?.

Estaremos pendientes de los escaparates de las pastelerías más selectas :P

Pandora dijo...

Noto golosón al Sr. Knopfler... ¡¡Jajaja!!

Pues nada, si me ves en algún escaparate no dudes en avisarme, así los denuncio para que me paguen derechos de imagen (Sip, los abogados siempre mirando las pelas)

Isra dijo...

no creo que este en los escaparates, fue un encargo privado de un coleccionista anonimo... con copias limitadas y numeradas jejeje

Pandora dijo...

¿Anónimo? ¿Es ese tu segundo nombre?... Lo tendré en cuenta ¡Jijijiji!

Carlos dijo...

Hay que ver lo que da de sí un comentario tan inocente :P ;)

Sybelle dijo...

Vaya que sí con el comentario la que ha liado!! ¿Me atreveré a comentar que nuestra Pando era un bombón? jejeje, yo sé que sí, que a mí no me lo niega, pues de hecho ella y yo tenemos un pacto con respecto a cierto caballerete jojo... pero tranqui que en mis intenciones no entra...¡¡así que no marques!! que luego queda todo hecho una pena!!

Tuviste que relajarte bastante, aunque a mí eso de estar en simple tanga me da un poco de corte ante una desconocida... pero bueno, a ver si algún día me animo, pues se lo regalé a mi madre y quedó tan encantada como tu.

un beso!!

Andrómaca dijo...

Sólo puedo decir una cosa: chocolateeeeeeeeeeeeee (léase con voz de Homer).

*Andrómaca acaba de volar al mundo de la chocolatina, donde todo es deliciosamente dulce. No esperéis que vuelva en breve*

Kardis dijo...

Rico chocolate... es injusto no poder comerse un poquitin.

Ya veo q estubo la mar de bien aunque yo no hubiera resistido la tentacion de un bocadito.

Besitos.