martes, 22 de abril de 2008

Némesis.

Bueno, usualmente no acepto peticiones del público, más que nada porque los artículos de mitología ya los tengo escritos y me toca luego cambiar el orden, pero hago una excepción por esta vez ¿Por qué? Porque es un regalito para Kardis (asidua a esta sección) y porque realmente me apetecía tratar este personaje y aún no había tenido tiempo en las 30 entradas que tengo en el ordenador e iré subiendo.

Sin más preámbulos, vamos a hablar de Némesis.

Némesis es llamada tanto diosa de la Justicia como de la Venganza, dependiendo de la interpretación que pretenda darse a sus cometidos. Esto es debido a que era la encargada de mantener el equilibrio y, por tanto, castigaba a aquellos demasiado afortunados a la vez que retribuía a los que menos tenían. Precisamente por ello, también se la consideraba la Diosa medidora de la felicidad de los hombres.

Como vengadora no podemos compararla con las Erinias, pues estas actuaban con independencia de los hechos que pudieran atenuar el castigo mientras que Némesis sólo llevaba lo malo a aquellos que se lo “merecían” porque la fortuna les había sonreído.

También como Justicia debe ser diferenciada de Adrastrea, de Temis y de la prole de esta, pues no pretendía solventar los conflictos entre los hombres, sino recuperar el equilibrio existente entre ellos favoreciendo a los desafortunados.

En cuanto a su origen, el mismo es bastante oscuro, atribuyendo los autores griegos su paternidad a varias divinidades. Usualmente, se la hace hija de Nyx y de Erebo, pero también a veces se considera como su padre a Océano en vez de a éste último. (Si queréis saber más de ellos sólo tenéis que mirar en esta otra entrada de aquí). Otros, como Eurípides, la consideran hija de Zeus.

La mayoría de los autores, como hemos dicho, la consideran hija de los primeros; Nix y Erebo, u Océano, por lo que se la tiene por una deidad primordial. Esto implica que, al igual que las Erinias, no están sometidas al dictado de los Olímpicos y actúan con total independencia de los mismos si así lo desean. Las Furias, de hecho, se separaron absolutamente de estos, sin embargo Némesis en ocasiones se ponía al servicio del padre de los Dioses, Zeus, ayudándole en sus cometidos.

En cuanto a sus representaciones, Némesis suele ser iconizada con la rama de su árbol por excelencia; el manzano, con una balanza las menos veces o con una espada en su mano izquierda. Siempre lleva una corona y, a veces, la cubre un velo el rostro.

Su culto es similar al de Hades en el sentido de que era una diosa temida y, por ello, reverenciada al mismo tiempo. Debido a ese miedo al castigo de la Venganza su culto se realizaba y se la trataba con mucho respeto, pero no salió, durante un largo periodo, del Templo de Ramnus, Ática.

La descendencia de Némesis es también objeto de discusiones. Usualmente se la considera sin parto, sin embargo una minoría de autores la hace madre de la bella Helena de Troya.

Usualmente la leyenda de la espartana, objeto de deseo y destructora de Troya, la consideran hija de Leda y de Zeus, sin embargo otros afirma que Zeus se apasionó por su ayudante y la persiguió por todos lados mientras la joven se transformaba para burlar su deseo. Sin embargo, cuando ella se convirtió en Oca, Zeus aprovechó para unirse a ella como Ganso.

Entonces, Némesis puso un huevo que Hermes llevó hasta Esparta. Allí lo encontró Leda y vio nacer a Helena, a la que adoptó como hija.

Por último, en cuanto a los castigos dados por Némesis, con los mismos pretendía que los humanos no olvidaran que ante toda la suerte o mala fortuna que pudieran tener, sólo los Dioses podían actuar y que, si así lo deseaban, podían quitarles lo otorgado o bendecirles a partes iguales.

Fueron muchos los castigados por ella, pero destacamos entre todos a Narciso, que se vanagloriaba de su belleza y se reía de las muchachas a las que seducía para, después, abandonarlas. Sólo se amaba a sí mismo y las jóvenes, despechadas, clamaban al cielo por venganza.

Tras escuchar sus ruegos, Némesis bajó a la tierra para castigarlo. Aquel día Narciso estaba cazando y debido al ejercicio y al calor, que la propia diosa había provocado, acabó marchando a un arroyo para beber. Todo ello, por supuesto, estaba preparado por la Venganza para que, al ver su reflejo en el agua se quedara enamorado de sí mismo de forma que se quedara allí, mirándose, hasta morir.

Otro ejemplo de castigo fue el de Creso. Este era extremadamente afortunado y dichos, más de lo que debería, por lo que Némesis lo castigó. Provocó que embarcara en una expedición contra Ciro provocando su ruina.


Photobucket - Video and Image Hosting
Dibujo de Némesis hecho por Kardis para "Santos Diarios: La hora de la Venganza".

3 comentarios:

Kardis dijo...

MUchas GRACIAS guapa!!! Me gustaaaaa!!!

Me mola esta diosa, será por las malas purgas y eso... je, je, je...

Bueno espero que te gustaran los dibus que hice pa Santos Diarios, ya están en preparación otros para Naruto y Bleach (ya, ya, te debo el de la apuesta... parece que está gafado... siempre le sucede algo... En compesación te haré alguno extra).

Besitos Sakura chan.

Pandora dijo...

Némesis era una jodía... Si no que se lo pregunten a algún que otro caballero dorado.
Me encantaron los Dibus de Santos Diarios y espero más cuando tengas tiempo. Con los que me distes tengo "avatares" para mis entradas del blog sobre el 7º Sentido.

Isra dijo...

la entrada mola, como siempre, pero no es uno mis personajes mitologicos preferidos y com personaje de novela rosa no lo se, me quede a medias jejeje