viernes, 19 de octubre de 2007

Mister Tandori

Se ve que esta es la semana de la recuperación de las secciones. Ésta la abrí hace muy poquito en mi antiguo blog, que los bits tengan en la gloria, por lo que os va a resultar más que conocida. De todas formas, seguro que no os vienen mal si un día de estos quereis comer comida hindú. (Sí, los vampiros no nos alimentamos sólo de sangre...)
Disfrutad.
____________________________

Voy a comenzar con un restaurante que descubrimos este sábado por pura casualidad y capricho de mi chico.

Paseábamos por Cuadernillos, después de media hora de embotellamiento para llegar (¡¡Otra entrada ya, por favor!!), muy aburridos y pensando ya en largarnos al Corredor, cuando, al lado del cine, vimos el Mister Tandori.


Antes, en ese mismo lugar, había un restaurante de comida rápida hindú al que no nos había hecho mucha gracia entrar, pero cuando vimos que se había transformado en un mini-restaurante, con poquitas mesas pero bastante acogedor, pues nos animamos a mirar la carta. Íbamos a irnos cuando Isra se animó a entrar para probar.


Confieso que yo no iba muy convencida, pues lo de los arroces no es lo mío, pero luego quedé de lo más a gusto.


Pedimos un poco a boleo, por probar y eso, sin tener ni idea de si nos iba a gustar o no, pero fuimos atrevidos.

Al principio te ponen una torta muy crujiente, con trocitos de maíz, y dos salsa: una de curry con yogur y otra con un sabor similar a la agridulce, pero de color morado.


Como entrante pedimos queso de cabra macerado con especias, que estaba de vicio, aunque tenía un regusto picante. (Aviso para el que no le guste lo picantón)


Luego cada uno pedimos un plato, en este caso de pollo. Isra pollo con curry y yo con cebolla, pimiento picante, curry y alguna verdura más. Aunque yo lo pedí picante e Isra con picor medio, lo cierto es que no picaba para nada. (¡¡Qué de picores en una frase!!)


Todos los platos se acompañan con arroz y pan. El arroz de muerte, espectacular con la salsa y el pollo.


De pan probamos el Cheese Naan, que como su nombre indica es con queso, y el Pesawari Naan, que el maíz con almendra. No lleva levadura, así que se asemeja en forma al pan de pita ¡¡Está de muerte!!


De postre: Té de India para mí, que lleva “Cardamomo y un montón de especies que no sé decir en español”, según el camarero, y Lassi. Esto es un batido de yogurt con especias y pistachos.


Un consejo, no pidáis bebidas gasificadas, porque la comida es muy especiada y ya hace gases por sí misma (O es que yo estaba especialmente propensa el sábado)


La comida nos encantó, el servicio es bueno, aunque el camarero a veces se tiene que manejar en inglés. Mítica y tonta la parrafada que me eché con él. “¿Quieres? ¿Cómo se dice en español? ¿Ice?” “¿Hielo? No gracias.” Como habréis deducido ya, los camareros y los cocineros son de la India de verdad.


Por último, sólo apuntar que me enamoré de un pañuelo del Taj Mahal que había puesto en la pared… ¡¡Qué monada!!


Actualización: Hacen una bolitas de dulce de leche, conocidas por nosotros como huevillos de mono, que están de rechupete.

Le damos tres Barrigas Michelínes.
Mordiscos a mis lectores y, recordad,… ¡¡Alimentad vuestros “michelos”!!


Photobucket - Video and Image Hosting

Actualización: Lamentablemente la crisis ha impedido que este restaurante siga abierto.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Tiene buena pinta.

A ver si un día me olvido de los calamares, las bravas y la oreja para probar cosas diferentes.

Ya me guiarás en tal cometido.

PatataPiloto dijo...

Ay, qué hambre me acaba de entrar... Esas fotos son constitutivas de delito para gente que ahora mismo se encuentra en ayunas, como yo :D
Siento la muerte de tu anterior blog, tiene que ser terrible tratar de reconstruir y/o recuperar entradas para volver a dejar el espacio nuevo como su antepasado bloggeriano. Suerte!! Aquí te estaremos leyendo y apoyando.

Pandora dijo...

¡¡Ay, Charli!!
Cuando quieras te llevamos hacia el lado oscuro. Eso sí, los calamares y las bravas se quedan en la lista de grandes esquisiteces culinarias.

¡¡Hola patatapiloto!!
Encantada de que sobrevueles mi humilde castillito. Ya verás que, aunque no lo aparente, es muy acojedor.Sólo le faltan algunas cosillas por aquí y por allá para quedar monísimo.
Pero ten cuidado, para muchos de los habitantes, la tortilla de patata es un vicio ¡¡No te dejes atrapar!!